¿Está la crisis realmente finiquitada?

Los políticos llevan muchos años en el poder y saben qué hay que hacer para recuperar la confianza perdida y permanecer en el puesto otra temporada más. En realidad es muy sencillo, porque la táctica ideal consiste en falsear la realidad a base de repetir adjetivos descalificantes para criticar a la oposición y, a la vez, maquillar sus resultados de modo que parezcan logros asombrosos.

Desde el surgimiento de Podemos, no existe medio que no lo haya etiquetado de “extrema izquierda”, a saber con qué objetivo, y los políticos de derechas no han sido menos. Algunos de ellos incluso se atrevieron a establecer vínculos inquietantes de Podemos con el comunismo ruso, los soviets y los gulags. Mola mucho soltar palabros así a diestro y siniestro e impresionar al personal indeciso, porque en caso de duda el humano opta siempre por lo conocido, lo seguro. Es decir, la derecha. Sí, esa que gobierna para los ricos, para el 1%, pero mira, si un grupo de idiotas quiere elegir de representante a un esclavista, es libre de hacerlo; sus razones tendrán.

Lo verdaderamente llamativo acaece en los días especiales, en el debate de la nación o en la presentación de los presupuesto generales, que este año el gobierno del PP se ha encargado de aprobar gracias a su mayoría absoluta, rechazando todas las enmiendas ajenas y, por si fuera poco, utilizando su tribuna para hacer campaña, algo que debería estar prohibido (el gobierno no debería hacer campaña para el partido afín, sino mantenerse al margen).

Así, el ministro de turno recalcó que eran los presupuestos más “sociales” de los últimos diez años, o quizá del último siglo. Que se había subido la partida de sanidad, becas, etc., aunque poco hincapié se hizo en las irrisorias cifras que protagonizaban el aumento (0,2%, 2%…), máxime cuando en los recortes previos se produjeron bajadas que rozaban el 30% en según qué sectores. Y claro, todo esto insistiendo en que las subidas se podían acometer por la magnífica gestión del ejecutivo del PP, de la férrea voluntad de Rajoy y demás, “por hacer lo que se tenía que hacer para salvar España”. Todo muy grandilocuente.

No obstante, lo cierto es que, un año más, los presupuestos generales meten mano del fondo de reserva de las pensiones y falsean la partida destinada al sector militar, pues por todos es bien sabido que el ejército se nutre por varias vías, a veces no evidentes. La recuperación también semeja cercana y todo apunta a que saldremos de la crisis en un par de años, claro, si el PP vuelve a ganar y puede seguir “haciendo lo que hay que hacer”. Ojo con votar a los de izquierdas o, para ser más concretos, extrema izquierda, que nos puede coger el toro griego. Unas cuantas sonrisas, palmadas en la espalda, “qué bien lo hemos hecho”, y de paso un recadito a Podemos y a la población; una dosis de miedo, una advertencia.

Pero China flaquea y con ella la economía mundial. Se acerca el rebote, lo mismo que ocurrió después del crack del 29; algunos entes internacionales advierten de que esto va para largo. Y, en paralelo, hay varios conflictos fermentando en diversos puntos del planeta, Rusia-Ucranía, Siria y alrededores por ISIS, las dos Coreas, Venezuela-Colombia, Grecia pisoteada hasta el extremo… Está llegando, tranquilos, las piezas están en posición. Ahora solo falta que todo salte por los aires y, subrepticiamente, con la excusa de la guerra y el terrorismo, los poderosos acaben de masacrar las pocas libertades restantes.

Vayan sacando los palos y las piedras, que nos harán falta para la 4ª.

Anuncios

3 comentarios en “¿Está la crisis realmente finiquitada?

  1. Lorenzo Garrido dijo:

    Teniendo en cuenta que la crisis fue una estafa organizada desde EEUU (lo mismo que la falsa pandemia de la gripe A), teniendo en cuenta también que los políticos locales son cómplices, y befeniciarios del timo, teniendo en cuenta asimismo que con esa crisis (llamémosle robo) se han financiado guerras en Siria, en Libia, en Irak, en Ucrania, y teniendo en cuenta, por último, que los mismos criminales siguen al frente del mundo, sin que nadie les importune, es de temer que esto seguirá hasta que a España no le quede una gota de sangre, y quien dice España, dice Europa.

    Me gusta

    • Óscar Gartei dijo:

      Una civilización orquestada sobre los preceptos del expolio y el egoísmo solo puede conducir hacia sistemas injustos que, tarde o temprano, condenarán a todos los integrantes de la sociedad.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s