Ciudadanos y las puntadas con hilo

La política no es una vertiente social marginada de las técnicas de marketing, de hecho depende en grado sumo de ellas y las emplea con descaro. Desde hace muchas décadas, los diversos contendientes al poder han recibido el apoyo y los valiosos consejos de los entendidos en la materia: cómo vestir, cómo comportarse, qué decir y, sobre todo, cómo decirlo. Es innegable que mantener un discurso adecuado para captar votantes de cualquier espectro ideológico interesa, puesto que de ellos depende alcanzar el poder o quedarse relegado al ostracismo político; de ahí vienen las verdades a medias y las mentiras maquilladas que tratan de colarnos a diario como quien no quiere la cosa.

Con Ciudadanos podemos disfrutar de un aroma embriagador con matices muy cercanos a los tonos de los grandes pesos pesados (PP/PSOE). El partido político de moda, que los medios de comunicación tratan de vendernos desde hace unas semanas a todas horas, aludiendo a encuestas de intención de voto muy favorables y regalándoles minutos en televisión a espuertas, no es en absoluto tan rebelde como pretende hacernos creer. De hecho, mucho -muy mucho- de Ciudadanos recuerda a la vieja política, a esa manera de pintar el cuadro nacional de forma que los defectos en la técnica del pintor se disimulan y pasan desapercibidos.

Por supuesto, cada uno es libre de creer lo que quiera y por todos es sabido que la estrategia de Albert Rivera funciona y está ganando tracción en la sociedad española. Al menos, hay un interés incuestionable en los medios de potenciar esta idea y convertir a Ciudadanos en la única alternativa a los partidos tradicionales, en detrimento de Podemos, siendo Ciudadanos, en realidad, un partido más tradicional que radical; su discurso es un discurso de derechas disfrazado de centrismo, disfraz a través del cual no todo el mundo es capaz de ver.

En las preguntas que importan nos encontramos con inconcreción y evasivas hábiles. Como el más diestro de los espadachines, la victoria se consigue de muchas formas, no siempre a través de estocadas directas y contundentes; las maniobras evasivas también son imprescindibles en la peligrosa refriega entre intelectos e ideologías políticas. De ahí que, cuando los exponentes de la “joven” formación se encuentran cercados por cuestiones de sumo interés público, su respuesta alza el vuelo con piruetas multicolor y fintas de impecable ejecución… para no decir nada. En realidad, al no decir nada ya están diciendo bastante, pues con sus respuestas superficiales, ataviadas de entendimiento y sentido común, dejan patente que su verdadero discurso no sería tan popular como el impostado.

Sus intervenciones, no obstante, son aclamadas por el espectador por la calidad de su “certeza y concreción”, en oposición al incipiente agotamiento en la “irrealizable” propuesta de Podemos (condicionado a todas luces por el batacazo de Grecia y la ejemplarizante sodomía con la que Europa ha tratado al país heleno, con la esperanza de que la lección fuese transmitida a la órbita española). Lamentablemente, la formación de C’s aboga por reconvertir el paradigma derechista en algo más moderado y juvenil, sin grandes cambios, lo que, inexplicablemente, “funciona”; proseguir con la tendencia actual sin cambios radicales, leales al capital, a los entes internacionales (FMI, etc.), a Europa, a la austeridad y demás. Después de las elecciones, especialmente si ganan, veremos su verdadera cara; muchos se sorprenderán, otros no tanto.

Podemos quizá no sea la alternativa perfecta, pues adolece de los mismos problemas que la izquierda ha padecido tradicionalmente (dispersión de ideas e incapacidad para lograr la unidad que la derecha logra con tan poco esfuerzo), pero es mejor caminar hacia una utopía irrealizable en la que cada uno elije su propio camino que conformarse con el mismo discurso de siempre, habida cuenta de que las élites tratan a la población como ganado y legislan para favorecer a sus colegas, no a los humildes obreros que viven a modo de esclavos y mueren casi en la indigencia después de toda una vida de trabajo.

Hay que reformar algo más que el discurso, hay que reformar las instituciones y el paradigma de trabajo y vida de nuestra sociedad. Aquellos que quieren mantener las cosas como están, con ligeras variaciones, jamás tendrán el atrevimiento de proponer cambios sustanciales. El tiempo lo demostrará.

Anuncios

6 comentarios en “Ciudadanos y las puntadas con hilo

  1. Lorenzo dijo:

    Se nota que Ciudadanos es el “antídoto” inventado por las élites para restar votos a Podemos. Aplican, como siempre, lo del divide y vencerás. Si sale un partido que les haga frente, crean automáticamente otro partido para que el primero pierda fuerza. Con dinero y con los medios a su servicio, todo se puede.

    Me gusta

    • Óscar Gartei dijo:

      Bueno, Ciudadanos lleva muchos años ya en política, bastantes más que Podemos (creo que unos 9), pero ha ganado popularidad sobre todo desde hace dos años. No sé cuáles son los planes de las élites, pero apuesto a que no se sienten incómodos con C’s.

      Me gusta

  2. Lorenzo dijo:

    Aunque sean anteriores a Podemos, muy bien pueden haber recibido una inyección de dinero por parte de las élites y el apoyo de los medios para que sirvan de contrapeso a Podemos.

    Me gusta

  3. Lorenzo dijo:

    Ciudadanos ha ganado en popularidad hace dos años, justo cuando el nombre de Podemos comenzó a cobrar fuerza. Yo no creo en las coincidencias. Aprovechando que estaba Ciudadanos, las élites “rehicieron” un partido para atacar a Podemos. Es una simple cuestión de estrategia militar. No debemos olvidar que las élites consideran que están en guerra con la humanidad.

    Me gusta

    • Óscar Gartei dijo:

      Pienso que sí, que por ahí van los tiros. No en vano los banqueros nacionales consideran “apto” a Rivera pero no a Iglesias. Si el capital defiende públicamente a un candidato, ya está todo dicho.

      Me gusta

  4. No recuerdo quién, pero cuando Podemos se encontraba en su máximo esplendor en las encuestas, alguien ligado al poder financiero dijo: “hace falta un Podemos de derechas”. Y es obvio que, desde el gran capital, se ha dado un extraordinario impulso no solo en ese sentido sino para crear una especie de “marca blanca” del Partido Popular.

    Albert Rivera ha sido listo o maquiavélico, como quiera verse. Hace solo unos meses, pongamos a lo más un año, en su página web Ciudadanos se definía como un partido de centro-izquierda. Pero, puestos a pescar votos, y ante lo fácil que en la ambigüedad del centrismo político es desplazarse a un lado u otro del tablero político, ha aprovechado la coyuntura desfavorable del PP, en cuanto a intención de voto, para captar a estos para sí.

    El apoyo de esa élite a Ciudadanos es innegable. En toda España, un partido minoritario, aun con cierta experiencia en las instituciones -encima catalán para más señas, con la que está cayendo con ese tema entre patriotas y patrioteros-, no es normal que de la noche a la mañana haya crecido de la manera que lo ha hecho y haya desparramado sedes por toda España en tan poco tiempo. Y, sobre todo, con un discurso poco innovador, tan poco concreto como el de Podemos -lo que a este, sin embargo, le ha pasado factura-, y que, conforme va pasando el tiempo se hace más neoliberal. Y que ha sabido también aprovechar ese nuevo nacionalismo españolista surgido a raíz de esa misma cuestión catalana.

    Lo pero que, parece, que va a ser Ciudadanos quien tenga la llave del próximo gobierno y si se acaba aliando en el PP, da la sensación que todo irá a peor en lo que en verdad le importa a la gente, el trabajo y los servicios públicos y si lo hace con el PSOE, como mal menor, más de lo mismo.

    En cuanto a la caída de Podemos, es lógica en cierto modo. Podemos ha sido víctima del excesivo ego de sus principales protagonistas y de una campaña tan feroz como no se ha conocido en la historia de la democracia para desprestigiarles..

    Y ya me callo. Un saludo a todos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s