La Procrastinación

Con la inminencia de las elecciones parece que no se puede hablar de otra cosa que de política, aunque en realidad existen temas mucho más acuciantes e importantes en nuestro tiempo, que preceden en importancia y profundidad a la elección cada 4 años de títere. Me refiero, por supuesto, a la problemática medioambiental.

Vaya por delante que el reciente acuerdo en París es un adelanto pero, como es habitual, las obligaciones se posponen a fechas futuras que siempre semejan muy distantes en la línea temporal. Se habla de compromisos para 2020 en adelante y, aunque soy consciente de la dificultad inherente a reprogramar toda una conducta suicida social -el consumismo y la contaminación consecuente-. posponerlo no ayuda. ¿Ha de entenderse, acaso, que en los próximos 4 años podremos contaminar hasta la extenuación, regurgitando gases tóxicos por los tubos de escape de nuestro bólidos hasta que el cielo se torne ocre y el sol no pueda verse?

Lo que me ha faltado en esta campaña política es un golpe sobre la mesa por parte de alguno de los candidatos, un compromiso resuelto e inquebrantable a modificar los patrones de consumo. Alterar horarios de trabajo para aprovechar mejor las horas de sol, incentivar energías renovables, prescindir de obras innecesarias -carreteras-, multar a las empresas que abusan de embalajes en sus productos y, en paralelo, envenenan a la población (Bisfenol A en latas de conserva), etc.

Hay mucho trabajo por delante, por ello hay que empezar a cambiar ya. Comprometerse a futuro implica que pasarán por lo menos 5 años en los que el avance será mínimo, nulo. Y, al contrario de lo que opinan otros individuos, yo no creo que el futuro sea tranquilizante: cualquier conflicto bélico, y estos son probables y frecuentes, podría retrasar todavía más la implantación de los cambios. Llegará el año 2050 y seguiremos a lomos de bestias metálicas que consumen petróleo, con un casquete polar en mínimos y un clima loco.

Es innegable que el clima, como tantas otras cosas, no es una vertiente constante del universo; en realidad todo se regenera y oscila sin cesar, fluctuando a través de las eras, como la renovación celular o los ciclos climáticos. La Tierra tuvo épocas mucho más cálidas, también glaciaciones o pequeñas edades de hielo (que suelen venir detrás de un gran deshielo, ya que el agua es un excelente agente termorregulador, y que pronto conoceremos de primera mano), pero nunca sufrió una acumulación de porquería semejante a la del siglo XXI. Los mares llenos de basura, la tierra llena de basura, el aire intoxicado, los seres vivos contaminados… El mundo gris en el que vivimos puede ser salvado, pero requiere fuerza de voluntad y presteza y, pese a ello, las consecuencias de nuestros actos nos golpearán en la cara tarde o temprano.

Las promesas del mañana quizá nunca se cumplan. No me valen los acuerdos futuros. Se necesitan pasos inmediatos, porque llegamos tarde; 60 años por lo menos.

Anuncios

3 comentarios en “La Procrastinación

  1. La verdad que a fuerza de ser sincero no tengo esperanzas en los resultados de la cumbre de París. Me cuesta mucho creer que de no haber un cambio sustancial en las ideas y las personas que gobiernan los países más desarrollados, vayan a tener resultados este tipo de reuniones. Más me parecen fuegos de artificio que otra cosa. Hace falta un cambio de rumbo político, que sea sensible a este enorme problema.

    Un saludo.

    Me gusta

    • Óscar Gartei dijo:

      En efecto, el cambio tiene que ser político y generalizado. No obstante, los partidos están demasiado preocupados por cumplir con el crecimiento, el déficit y otras milongas de segunda fila que, a la postre, postergan lo importante y nos condenan a lo inevitable. Una vergüenza.

      Me gusta

  2. Lorenzo dijo:

    En efecto, lo que es importante se relega a la segunda o a la tercera fila en el rango de prioridades. Los pirómanos no van a apagar el fuego, eso por descontado. Al contrario, lo atizarán más aún.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s