Eurochimpanceco 2016

Mientras el mundo sufre por un sinfín de gravísimos motivos, entre ellos el hambre por falta de dinero, en el no-tan-viejo continente tiene lugar el multimillonario festival futbolístico de la Eurocopa; para eso el grifo nunca está cerrado, que como decía el ilustre emperador, “pan y circo para el pueblo“. Y por si fuera insuficiente la calamitosa moralidad con la que se niega ayuda a los desfavorecidos pero se invierte a destajo en la morralla, los asistentes al campeonato europeo se quieren matar entre sí. ¿Qué te parece? Destacan, en especial, los homínidos de la leva británica y los del ejército rojo (cuyo fervor y ahínco en el disturbio recuerdan a aquella Batalla de Berlín de mediados del siglo pasado). Tal es su ceguera que si te enganchan desprevenido, te escamochan y te dejan como un muñeco; y no es broma.

Confieso que si me dijeran que estas batallas callejeras no son consecuencia del fútbol, sino que en realidad son las protestas de mayo del 68, me lo creería ipso facto, porque soy un bloguero muy crédulo e inocente y no concibo tales disturbios sin un buen motivo detrás. Pero no, no es por un buen motivo; ni siquiera por un motivo pasable. En realidad, lo que está ocurriendo es fruto de la ausencia de motivos y la necesidad de aferrarse a algo desesperadamente, aunque sea un clavo ardiendo. El relativismo en cuestión de ideas es muy peligroso para las ovejas, porque no todas son capaces de tomar un camino y sobrellevar su decisión en soledad. Algunas, la mayoría, necesitan un pastor o se vuelven caníbales.

Lo que a priori debiera ser una fiesta de hermanamiento entre los pueblos y, si acaso, el ejercicio de una rivalidad deportiva sana y positiva, pronto se ha tornado en una batalla campal en la que han aflorado los instintos más bajos y los genes de simio quinqui (de aquí en adelante chimpanceco -especie ficticia-), que de esos tenemos unos cuantos. Algunas fuentes informan de que no han podido ver a los chimpancecos en acción, pero que sí se han escuchado sus gimoteos en la lejanía y se han atisbado sus negras pelambreras entre el humo; que su presencia se intuye en todo cuando rodea a este conflicto de improperios burdos y palitroques varios. Y nadie puede negar que si se comporta como un chimpanceco y parece un chimpanceco, es un chimpanceco.

Estos mismos homínidos que aquí luchan y vociferan, enmudeciendo el intelecto, estos que aquí se desangran por defender los colores de una camiseta como energúmenos, poco se preocupan de problemas mayores y más enjundiosos; ante la guerra y el hambre, silencio gritan; silencio. Apuesto a que, en cambio, son los primeros en desear deportaciones de inmigrantes y naciones “puras”; lloriquean por la pérdida de su identidad, cuando ni siquiera saben lo que es eso. ¡Su identidad se la han dado otros, ¿comprendéis?! ¡Otros! Serán ignorantes… Invito a los estudiosos a que realicen sus investigaciones sobre la materia, porque aquí tenemos un hilo prometedor.

El mediocre, por definición, se conforma con cosas mediocres y se repantiga en las mismas con facilidad, sumergiéndose en el barro, buceando en el lodo, en las aguas fecales; al ser un organismo que prospera en el detritus social, y que desgraciadamente atesora una gran reserva de energía cinética en sus músculos, es frecuente que se desplace a todas las concentraciones de gente y responda ante los estímulos externos con conductas violentas. Con sus acciones, que atienden a impulsos indescifrables, manchan los colores de sus equipos y las banderas de sus países; también manchan el nombre de la humanidad; avergüenzan a sus semejantes y vomitan odio, avivando conflictos innecesarios y distrayendo la atención de problemas más importantes.

Y claro, es normal que ante sucesos tales -y muchos otros, a cada cual peor-, un pobre diablo como yo sienta la sangre hervir y la indignación multiplicarse exponencialmente. Tantos recursos y tanto esfuerzo malgastado en una soberana farsa… Tanto odio cultivado en rivalidades superficiales, tantos borregos que juegan al “divide y vencerás” y no saben que a eso no se puede ganar. ¿Cómo es esto posible? La culpa es de los genes quinquis y de la droga que el sistema usa para acallar la razón, ya sea en forma de falacias o en forma de conceptos polarizados para enfrentar a la población.

Lo estáis entendiendo bien: a los gobernantes les conviene una nación de chimpancecos y no de humanos. Más fáciles de controlar. Más sencillos de dirigir. Son como briznas de hierba. No se unen, solo ondean a merced del viento. Con un soplido, de esos ligeros pero sostenidos, se caen todas; indefensas.

Anuncios

7 comentarios en “Eurochimpanceco 2016

  1. Se puede decir más alto pero no más claro y lo digo yo, un aficionado al fútbol. No obstante, por mi experiencia personal y al margen de que estoy completamente de acuerdo en que el fútbol “se ha salido de madre” en todos los sentidos hace mucho tiempo, la mayoría de estos individuos que forman estos estropicios son los mismos que día sí y otro también aprovechan cualquier manifestación de cualquier cosa para “liarla”. Francamente, en el caso del fútbol, he visto muchas veces grupos de supuestos aficionados que se pasan el partido sin tan siquiera mirar al campo, a pesar de haberse recorrido cientos de kilómetros para de manera supuesta ver el partido a su equipo. Luego hace tiempo que tanto yo como en nuestra Peña llegamos a la conclusión que a esta gente poco o nada les gusta el fútbol, si no que utilizan este y a la masa de gente que lo rodea como una escusa para dar rienda suelta a sus sentimientos más animales.

    Y sí, es obvio también que hoy la alta esfera política utiliza el fútbol tal como hicieran los romanos en su día con el circo.

    Un saludo.

    Me gusta

    • Óscar Gartei dijo:

      Sí, seguramente tienes razón; esta gente no gusta del fútbol, gusta de ir en grupo y fardar del mismo. Yo pienso que son fruto de la falta de valores, al menos valores más provechosos. Se escoran con facilidad al estruendo y a la violencia, porque son así y porque el sistema ha potenciado esa cara.

      Aunque no soy seguidor de este deporte, lo respeto y entiendo que es un deporte como otro cualquiera. Cuando lo critico, mis palabras van encaminadas hacia la repercusión mediática que tiene, inmerecida, la manga ancha que le dan los gobiernos y lo habitual que es encontrarse futbolistas o falsos aficionados que dan “mal ejemplo”.

      Me gusta

  2. A mí me faltan datos para poder formular una opinión cabal al respecto. Pero me atendré a lo que sé:
    1) Los aficionados ingleses llevaban años tranquilos. ¿Por qué han vuelto a las andadas precisamente ahora, y no antes o después? No creo en las casualidades. Tú dices que estos energúmenos se lían a palos porque sí, sin razón aparente. Yo creo que hay motivos, o excusas, o contextos que explican el porqué, también en el mundo del fútbol.
    2) La UEFA se dispone ahora a sancionar a la federación rusa de fútbol. ¿Y por qué no también a la inglesa? Esto me huele al prosigue de la campaña de diabolización de Rusia y todo lo que ese país representa. Diabolización que coincide con el momento en que la OTAN más despliegues militares realiza a lo largo de la frontera rusa, en los países del este. Hace poco hubo mucho revuelo en Inglaterra porque habían avistado un submarino ruso cerca de sus costas. ¿Obedece todo esto a la misma campaña mediática de desprestigio a Rusia? Sin duda.
    3) Parece que los aficionados ingleses también se han peleado con los aficionados polacos. Pero de esto se habla menos. Claro que si el lío lo hubo con los rusos, pues eso interesa más que salte en los medios, que no con unos pobres polacos, dispuestos ellos, bendito país, a concluir su famosa plataforma antimisiles contra Rusia (con el visto bueno de la OTAN).
    4) Suenan tambores de guerra, y esto se deja sentir también en el fútbol. Ese es para mí el trasfondo de lo que ha ocurrido en Marsella. El fútbol, metáfora de la vida, enfrenta a dos grandes potencias, en este caso, ingleses y rusos. Me temo que en el próximo escenario habrá cambio de armamentos: en vez de palos, botellas, puños y navajas, usarán misiles, unos atómicos y otros no, como el que deshoja la margarita: sí, no, es el fin de la humanidad, no lo será, sí lo será. El reloj de arena corre y nadie se atreve a pararlo.

    Me gusta

    • Óscar Gartei dijo:

      Bueno, no digo que se líen a palos porque sí, ya que en realidad sí hay un motivo: la falta de ideas, la falta de un objetivo que canalice sus energías. Son, imagino, personas altamente moldeables que lo mismo en otras épocas serían las primeras en alistarse en las filas del dictador de turno. Su forma de vivir, sin otra justificación más enjundiosa, consiste en armar gresca y partir cráneos. Pero, como en todo, su forma de ser se explica por el contexto: el gobierno no mira con tan mala cara a estos personajes. Se preocupan mucho más por una oposición con ideas sólidas.

      Lo de que tenga que ver con Rusia o no, ya no lo sé. Rusia, como cualquier país, tampoco se queda corta en homófobos, violentos y fanáticos. Lo que pasa es que mira, de España pueden decir muchas cosas, pero al final somos gente bastante razonable. Tengo la certeza de que los países del sur nada tenemos que envidiar a los del norte; nos venden su eficiencia, su ordenación, etc., pero son unos infelices y son posiblemente la simiente de este mundo orwelliano y suicida.

      No obstante, todo apunta a que sí, hay algo moviéndose entre bambalinas. Como siempre, la población perderá. No importa el bando.

      Me gusta

  3. Voy a aclarar mi postura con respecto a Rusia, aunque nadie me la haya pedido.
    No considero que este país sea comunista. De hecho, nunca ha habido verdadero comunismo en el mundo, eso es algo que aún está por ver.
    A mí Putin me cae bien porque le planta cara a los matones de la OTAN y EEUU, y eso ya me agrada. Hace años detestaba a este personaje, luego me di cuenta de que mi opinión había sido forjada por lo medios, que han hecho y siguen haciendo todo tipo de campañas rastreras contra Moscú en general y Putin en particular. (Aquí aplico el dicho de: “los enemigos de mis enemigos, son mis amigos”, luego, si odian a Putin en Occidente por algo será.
    Si no hubiera habido Rusia hace tiempo que el mundo sería completamente unipolar y estaríamos de lleno en una sociedad orweliana. El único que hace frente al dominio hegemónico de EEUU es Rusia, y eso es algo a tener en cuenta. ¡Quién sabe cuántas barbaridades nos hemos ahorrado por el momento!
    Hace no mucho leí que si la URSS no hubiera demostrado que poseía la bomba nuclear en 1949, los EEUU hubieran usado sus bombas nucleares para liquidar Rusia antes incluso de 1950. Como medida disuasoria, ha sido eficaz.
    De no haber sido una superpotencia, Europa sería hoy pasto de las llamas radiactivas, Europa y buena parte de Asia. Si algo nos salva de la debacle es justamente la presencia de Rusia.
    Ahora los medios dicen que hay que temer a Rusia (y sus ansias expansionistas). Yo me pregunto: ¿quién tiene un montón de bases militares en todos los puntos de la tierra? ¿Acaso es Rusia? ¿Quién ha instalado una línea de antimisiles en Europa, amenazando con ello a la propia Europa y a Asia? ¿Quién puede presumir de ser un país conflictivo, si no es EEUU, que en sus 250 años de historia ha protagonizado más de 250 guerras?
    Concluyo: solo Rusia nos salva, por el momento, de la guerra nuclear. Y de no haber habido este país, hoy todos los pueblos del mundo serían esclavos de una élite miserable. Ya lo somos en buena medida, pero por lo menos no se aplica todavía el derecho de pernada ni la posibilidad de que te maten solo por el capricho de un amo prepotente. Sin Rusia, el infierno que vivimos se multiplicaría por ciento.

    Me gusta

    • Óscar Gartei dijo:

      Desde luego, hace falta un contrapeso para que los matones no se vuelvan demasiado violentos. A mí Rusia no me cae mal, como país es igual a cualquier otro; su comunismo ya no existe, porque al final todo se reduce al dinero y a sus flujos. No obstante, es cierto que sin ella, para empezar, no se habría ganado la Segunda Guerra Mundial y a saber qué haría USA. Como gane Donald Trump la llevamos clara.

      Naturalmente, nosotros escuchamos lo que los medios quieren decir, y aquí pintarán a Rusia de mala igual que se pinta a Podemos de populista. Pero mucha gente olvida que Rusia ayudó a la legítima república española que ciertos golpistas defenestraron y cuya restauración nunca tuvo lugar. Por eso que los bandos y el tiempo están supeditados a la historia “oficial”.

      Ya veremos en qué para esto.

      Me gusta

  4. A Hitler lo financiaron dos bancos norteamericanos. Querían que hiciera el trabajo sucio de liquidar a Rusia. Solo al final de la guerra, cuando vieron que perdían los nazis, se atrevieron a desembarcar. Pero el objetivo secreto de la segunda guerra mundial era destruir Rusia, la prueba es que esta guerra fue financiada por empresas norteamericanas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s