Los Patriotas

Parece mentira, pero a veces las películas y los videojuegos nos cuentan unas historias tan plausibles que nos obligan a pensar, alimentando la duda sobre nuestro papel en el mundo y poniendo en tela de juicio los libros de historia, con H mayúscula. ¿Y qué es la historia, al fin y al cabo, sino el argumento “editado” de nuestra existencia? ¿Quién será el editor, por tanto? Así que hoy os voy a hablar de unos juegos que llevan la conspiración en su ADN, y cuyo mensaje antibelicista, antinuclear y pro-libertad no podría ser mayor.

Me refiero a la famosa saga de videojuegos de espionaje METAL GEAR SOLID, lanzado al mercado por primera vez en la década de los ochenta, que nos pone en el papel de un peculiar linaje de soldados -Naked Snake y su “hijo” Solid Snake-. La saga tiene lugar en multitud de localizaciones históricas y geográficas, como por ejemplo la Guerra Fría en el año 1964 o la invasión soviética de Afganistán en 1978, pero siempre sobre un argumento más amplio y troncal que se desvela poco a poco en cada nueva entrega. En tales conflictos armados, no obstante, los Snake (serpiente) son manipulados a menudo para cumplir los objetivos secretos de otras personas u organizaciones, muchas veces a través de la mentira o la falacia. Tanto el padre como el hijo enfrentan dilemas parecidos, al descubrir la farsa, aunque sus decisiones ulteriores son distintas (al menos, hasta MGS4, cierre simbólico de su truculenta historia).

Pero, pese al contexto bélico y al arsenal disponible, los juegos nos incitan a evitar la muerte de los enemigos y rehuir del combate en la medida de lo posible, puesto que “los bandos son relativos y temporales” y el que hoy es tu contrario, mañana puede estar de tu lado. Tal certeza, de que los soldados son marionetas en manos de los poderosos, lleva a Naked Snake (nacido en los años 30 y conocido por el nombre de Big Boss) a crear una fortaleza -Outer Heaven- en la que los soldados puedan vivir libres de las luchas de poder entre naciones, buscando en última instancia el fin de los conflictos humanos y la unificación del mundo en un frente común. Su visión, lamentablemente, acaba derivando en nuevas guerras y amenazas nucleares, y pronto Solid Snake es manipulado para enfrentar a su padre, momento en el que se produce una lucha a muerte y Big Boss muere.

No obstante, la cuestión central de esta entrada tiene que ver con la figura de los Patriotas. La saga, en sus múltiples iteraciones, nos habla a menudo de The Patriots, un grupo de doce personas con identidades secretas que gestionan y controlan Estados Unidos en el presente desde la sombra, en teoría para mantener la paz. The Patriots es un grupo que se deriva de la fortuna conocida como el Legado de los Filósofos, un fondo multimillonario ideado por tres potencias mundiales para controlar el devenir de las guerras. Esas personas, por ejemplo, son capaces de convertir a cualquier individuo en presidente de los USA, son capaces de escenificar atentados falsos o de impulsar conflictos bélicos, todo ello si conviene al sostenimiento de su poder y la consecución de sus objetivos, heredados de Naked Snake (un mundo unido). Su poder es absoluto y promete orden y eficiencia.

Y con estas, entre conspiraciones, llegamos a los hechos narrados en Metal Gear Solid 2, situado en pleno año 2007. Ahí vemos que en realidad los Patriotas no son personas, sino inteligencias artificiales, computadoras. La gran revelación viene acompañada de una explicación superficial de su plan maestro, que pasa por construir un centro de operaciones digital (GW, George Washington) capaz de filtrar toda la información de Internet y censurar o procesar aquella que pueda amenazar la “paz”. Estas IAs ven una seria amenaza en Internet y en el hecho de que cualquiera pueda opinar o hablar libremente, a veces sin conocimientos sobre la materia en cuestión. Quieren “editar” la historia y dirigir la evolución humana en base a sus ideales cibernéticos, eliminando variables por el camino y sometiendo a la población.

Pues bien, no sé si será porque soy un desconfiado de mucho cuidado o qué, pero esto de los Patriotas no me suena tan descabellado e imposible. Cada vez que escucho sus argumentos y lo que son capaces de hacer en el mundo virtual, me pregunto si acaso los programadores no nos estarán contando la “realidad a través de la ficción”, dado que lo narrado no se aleja en demasía de los acontecimientos mundiales a los que asistimos. Un poco en la línea de esa otra teoría que dice que los jugadores son los soldados perfectos, tan acostumbrados como están a cumplir misiones y pegar tiros a diestro y siniestro en sus consolas y PCs; que la función de los videojuegos no es lúdica, sino formativa. Formativa para la guerra.

He de puntualizar que yo no creo que nos controlen Inteligencias Artificiales, pero en cambio estoy casi seguro de que hay una pequeña élite que zarandea a las naciones según le place. “Ahora montamos un conflicto armado aquí, ahora soltamos un virus de laboratorio por acá, introducimos genes extraños en los alimentos, enfermamos a la población, etc.”.

Entonces, si es que existen estos grupos en la sombra, ¿qué buscan? ¿Poder, riqueza, gloria? ¿Un mundo mejor? ¿Un mundo peor? ¿En base a qué? Pero de entre todas estas preguntas, la que tendríamos que hacernos es: ¿con qué derecho intervienen en el discurrir de la humanidad y por qué se creen con la verdad?

Anuncios

2 comentarios en “Los Patriotas

  1. Estoy de acuerdo con tu análisis. Existe una élite completamente deshumanizada, si no es IA, actúa como tal.
    ¿Por qué avasallan de este modo al mundo? Porque han caído en la soberbia y en la lujuria. La lujuria bíblica, el pecado de la dominación y el poder. El lujurioso es aquel que quiere “dominar” al otro, “apoderarse” de la mente del otro. En ese sentido, las élites son totalmente lujuriosas.
    Y yo creo que justifican sus actos considerando a la humanidad subespecie y pensando que hay que reducir drásticamente el número de la población (afirman que sobran como mínimo dos mil millones de personas).
    ¿Quiénes pueden ser? He leído que son los francmasones y los sionistas. Yo no lo sé. Admiro y respeto al pueblo judío, pero el sionismo es una corriente que considera al otro “inferior” por naturaleza y también afirma que se trata del pueblo “elegido”. Parece ser que los miembros de las élites (el club bilderberg, el FMI, la banca central norteamericana, etc) son la mayoría sionistas. No lo sé, repito, es lo que he leído por ahí.

    Me gusta

    • Óscar Gartei dijo:

      Es que al final son los fanáticos los culpables. Un fanático siempre se va a esforzar mucho más en lograr un objetivo que una persona pro-libertad del individuo. Así, muchos fanáticos acaban organizándose en grupos y planeando la imposición de sus valores al resto. Así, fascistas, grupos terroristas, grupos económicos, etc., se turnan en el ejercicio de la manipulación y la opresión de los pueblos. Son lo mismo, aunque se vistan unas veces de lagarto y otras de conejo.

      No obstante, tienen poder para hacer muchas cosas, y eso es aterrador.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s