Keeza-GL1 – III

Entregas anteriores en: PRÓLOGOKEEZA IKEEZA II

La conexión directa se produjo en milisegundos, sirviéndose de un cable MUS 3.5, viejo y lleno de polvo, pero todavía capaz de transportar datos con una tasa de transferencia demencial. La mente de Keeza-GL1 experimentó una profunda sacudida eléctrica y, poco después, sus ojos dejaron de percibir lecturas del exterior; el resto de sus sensores corporales permanecieron en estado de hibernación, atentos a sus inmediaciones, pero en modo ahorro.

El mundo digital era extraño, granulado, luminoso, y resultaba delirante incluso para los exponentes cibernéticos; no tenía dimensiones físicas, pero era infinito e irregular; también existían zonas oscuras que jamás debían transitarse. Como ya no había servidores operativos en la Nube a los que conectarse, el entorno alfanumérico en el que se encontraba tenía que ser programado y compilado con sus propios procesadores, lo que le inducía en paralelo “alucinaciones”, redundancias psicosensoriales derivadas de la saturación de los núcleos y el desbordamiento de los búffers; al no poder volcar las tareas computacionales en otro dispositivo, el desvío de energía de sus órganos vitales alteraba el funcionamiento de todo el sistema.

No obstante, no necesitaba invertir demasiado tiempo en esta tarea, puesto que el objetivo principal de la transferencia mente-mente, M2M, era otorgarle conocimientos a la criatura, sobrescribiendo su mente primitiva con una lógica avanzada, para lo que seguidamente ejecutó un CHROOT en la memoria de la criatura por seguridad; tenía que dotarla de una entidad psíquica capaz de ser autosuficiente, capaz de responder a los estímulos externos con un lenguaje elaborado; dotarla de pensamiento racional.

Para ello era suficiente con el renderizado básico de una estancia, desprovista de mobiliario, en la que materializar la mente del engendro mientras el conocimiento acumulado por Keeza se copiaba a las células floppy y, dentro de ellas, a los directorios de instalación del nuevo sistema operativo. A ojos de la androide, no existía mucha diferencia entre una mente humana y una mente robótica, lo cual era especialmente cierto ahora que le había implantado partes mecánicas.

Preparados todos los comandos y scripts imprescindibles para la compilación e instalación, Keeza alzó los brazos hacia el techo y pronunció en voz baja la orden de inicio, sudo connection-dive, el comando de “buceo” mental que tanto se había usado en las redes sociales virtuales del pasado, MetroRV y Capital10, allí donde la gente se reunía para divertirse, conocerse, llevar a cabo trámites gubernamentales y, en algunos casos, trabajar. La postura, en cambio, nada tenía que ver con lo espiritual, pues atendía a una cuestión práctica: su organismo metálico disipaba mejor la temperatura así y, en consecuencia, era capaz de sostener mucho más tiempo el overclocking de los procesadores.

Una procesión de pitidos electrónicos y parpadeos lumínicos recorrió de arriba abajo el cuerpo robótico de la androide, causándole por momentos gozo y a ratos mucho dolor. Ya estaba dentro, dentro de la criatura, y lo primero era ponerle un nombre, una denominación al kernel que definiría su ser en el futuro; tenía que replicar su propio proceso de construcción, alumbrar un semejante que entendiera el mundo como ella.

Se llamaría Wapasha-GL8, Wapasha (Hoja Roja), diminutivo Wappy. Un nombre nativo de América, como el suyo, perteneciente a una tribu que había dejado de existir en las purgas étnicas de preguerra. Y ella, madre y hermana, o diosa, o nada, sería el fuego que quemaría esas hojas hasta elevarlas a una humareda de pensamiento nublado. La consciencia del propio ser no sería un bocado agradable.

Anuncios

5 comentarios en “Keeza-GL1 – III

  1. Lorenzo dijo:

    Je, larga vida a Linux, que apoya el sistema informático libre. En general los usuarios de Linux tienen conocimientos bastante elevados de la informática. Tú no eres excepción. El texto adquiere un lenguaje especializado, jerga informática, que le sienta bien, como un traje nuevo.

    Le gusta a 1 persona

    • Como tengo algo de experiencia en esto de instalar y configurar Linux, me pareció interesante tirar de comandos como el chroot o el chmod. Creo que es pertinente, aunque a lo mejor me ha quedado técnico en demasía. Pero no pasa nada, el siguiente será más ligero. Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s