Impulso Solar

Estos días, en las noticias de televisión no paran de hablar de las energías renovables, sobre todo por ese admirable trayecto que el Solar Impulse ha llevado a cabo (dar la vuelta al mundo únicamente con energía solar), marcando un hito en la historia de la humanidad. En paralelo, un barco movido únicamente por los rayos del astro rey también ha surcado las aguas mediterráneas, lo que pareciera ser una tendencia esperanzadora; acaso los combustibles fósiles tienen ya los días contados.

No obstante, no me voy a unir a las voces de júbilo de los medios de comunicación, ni tampoco a la visión excesivamente positivista de ciertos grupos de personas. Como en muchos otros aspectos de la vida, prefiero mantener mi independencia ideológica y analizar la realidad mundial hasta las cotas que mi entendimiento humilde y humano me permite. Puedo optar por creer lo que me dice el escaparate del sistema, la televisión, y acabaré completamente engañado; su distorsión de la realidad para amoldarse a los intereses del mercado no me hará ningún favor. Pues, sigo opinando que estos adelantos tecnológicos llegan con retraso, única y simplemente porque no han convenido -ni convienen- a las empresas petroleras ni a otras industrias implicadas en sus flujos monetarios. Tampoco sería descabellado decir que algunas naciones han presionado para retrasar las energías renovables y seguir gozando de poder e influencia en el panorama geopolítico. Si un recurso es escaso y valioso, tornarlo inútil o abundante desprovee de todo poder a la nación que lo posee.

En efecto, podría -y debería- festejar el incremento de noticias relativas a energías renovables, como por ejemplo la excelente tecnología de mi país -España- que se exporta a otras naciones europeas -y de más allá- para llevar a cabo obras modernas y eficientes, aunque muchas de estas exportaciones se deban al triste hecho de que aquí no se valoran ni se incentivan tales inventos; he de poner freno a mi alegría, porque siempre hay un lado amargo. Sé que una pequeña porción de los gobiernos mundiales entienden que no habrá futuro si no se opta por un modelo sostenible, incluso sé que muchos pro-consumo sin límite acabarán percatándose de la imposibilidad de mantener su visión de crecimiento perpetuo. Ahora bien, también soy consciente de que existen grupos de personas que solo atribuyen importancia al acopio de riquezas, desdeñando sin miramientos cualquier mejora social o progreso tecnológico de esta índole. A ellos les diré, como tantas otras veces, que los gusanos igualarán a pobres y ricos sin demorarse en la calidad de sus trajes y que, en resumidas cuentas, son los únicos responsables de cómo han decidido vivir y utilizar sus vidas.

Así, el futuro dependerá en grado sumo del choque entre las ideas que benefician al conjunto y las conductas que potencian el individualismo suicida. Un poco de individualismo está bien, pero no ocurre así cuando el mismo transforma la sociedad en un monstruo que solo se preocupa de satisfacer sus deseos materiales. Hoy por hoy sabemos que el planeta experimenta un cambio climático acelerado, ya sea por causas naturales, a consecuencia de nuestra actividad fabril o, lo más probable, como fruto de la combinación de ambos factores. No podemos cambiar aquello que pertenece a la deriva cósmica, ni a los ciclos solares, pero sí podemos modificar nuestros patrones de consumo y progreso para mitigar el impacto en los ecosistemas, evitando por el camino la eliminación de especies únicas y maravillosas que tienen el mismo derecho que nosotros a disfrutar de este cuerpo celeste.

Las energías renovables no deberían ser una promesa a futuro, deberían ser una realidad en el presente, completamente implantada y estandarizada. Si no aceleramos esta vía de progreso, nos quedaremos sin tiempo. Además, un mundo regido por energías renovables, gratuitas y abundantes, sería un mundo menos propenso -que no inmune- al conflicto armado, habida cuenta que la lucha por recursos sería absurda. Y aquí llegamos a la conclusión final, ¿de verdad creéis que a muchos dirigentes les interesa un mundo pacífico? Hablo de esos que se enriquecen en el caos, en el conflicto, en el dolor… Si no hay río revuelto, no hay ganancia de pescadores. Sabiendo esto, ya podemos ir adelantando el resultado final del choque entre el progreso social y el individualismo extremo; pierden los inocentes, emergen victoriosos los que carecen de escrúpulos. Al menos, hasta el festín macabro de aquellos que se alimentan de la muerte.

Anuncios

6 comentarios en “Impulso Solar

  1. Lorenzo dijo:

    El otro día leí que unos estudiantes habían montado un coche que funcionaba con energía solar, iban a dar la vuelta con él al país, creo que era Turquía. Y eso que solo eran estudiantes. Si hubieran querido las empresas, ya hubiéramos tenido el coche solar desde hace mucho tiempo. Pero no interesa. Cada equis tiempo nos dan esperanzas con alguna noticia de este tipo, para luego seguir explotando al máximo el petróleo, que es lo que realmente da dinero, y que se fastidien el planeta y sus habitantes.

    Le gusta a 1 persona

    • Si se deja al mercado ir por libre, lo más probable es que no contribuya al progreso. Para mí la actitud mundial que tenemos ahora es puro consumismo, nada tiene de progreso, incluso diría que es retroceso sin más. Pero no se puede esperar otra cosa de sistemas de gobierno dictatoriales, una población ofuscada por la mentira y una tendencia intrínseca al egoísmo.

      Me gusta

      • Lorenzo dijo:

        Lo del egoísmo es obvio. Hasta los antisistema caen en lo mismo. El otro día le dije a uno que los animales y plantas no tenían la culpa de nuestros deslices, si llegamos a cargarnos la vida en el planeta. Y me respondió que también los dinosaurios desaparecieron hace unos 60 millones de años. El hombre es un inocente, no tiene nada que ver con el cambio climáticos, dicen estos mismos forofos.

        Le gusta a 1 persona

  2. Lorenzo dijo:

    Y a eso te responden que nos dedicamos a “culpabilizar” a la sociedad, porque sintiéndonos culpables hacen pasar medidas como la tasa del carbono y otras. O sea, el cambio climático es una excusa para sacar más dinero.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s